Trabajando con mamíferos marinos (Parte II)

Escrito por Laura May-Collado,Investigadora Asociada de la Universidad de Vermont y del CIMAR
lauramay-collado.com
Este post es una continuación de este otro

Mi trabajo inicial con los científicos John Calambokidis, Kristin Rasmussen y Tim Gerrodette proporcionó una base importante que ha contribuido a la protección de estos animales y de su hábitat en Costa Rica, pero todavía queda mucho por hacer en términos de investigación y conservación. Alrededor del 47% de estas especies de cetáceos se clasifican en la Lista Roja de la UICN (2015.2) como deficientes de datos; es decir, su riesgo de extinción no se puede determinar debido a la falta de información. Por supuesto, esto genera incertidumbre acerca de si estas especies están o no seguras o realmente en peligro, un reto difícil de abordar, ya que muchos organismos de financiación no proporcionan subvenciones para llenar este tipo de lagunas del conocimiento. Esto es motivo de preocupación debido a que la crisis de la biodiversidad actual está afectando significativamente a todas las poblaciones de cetáceos independientemente de su estado bajo la UICN.

Los cetáceos tienen una muy baja tasa de crecimiento en la población, lo que los hace susceptibles a cualquier tipo de explotación que afecte su comportamiento y el tamaño de su población inmediata, como la contaminación (química o acústica), el cambio climático y la pesca incidental.

El papel de las Áreas Marinas Protegidas

A la luz de tales amenazas, el aumento en el establecimiento de AMPs en los últimos años ha despertado la esperanza para la protección de los cetáceos. Sin embargo, con la colaboración de Carlos Zambrana (Ecosalud Alianza) y Ingi Agnarsson (Universidad de Vermont), encontramos que la mayoría de las AMP no logran proteger áreas importantes de diversidad de mamíferos acuáticos, debido a su pequeño tamaño y su localización.

¿Cómo podemos proteger grandes extensiones de agua para beneficio de animales como los cetáceos, que tienen rangos de distribución amplios? ¿Dónde centramos los esfuerzos de conservación? ¿Cómo priorizamos? Un buen punto de partida es mediante la identificación de áreas de importancia ecológica utilizados por estos animales, como el PMPOT y Domo Térmico de Costa Rica. Ese reconocimiento  podría también proporcionar los incentivos necesarios para llenar la brecha en el estado de conservación de muchas especies con datos deficientes y proteger especies amenazadas como la ballena jorobada y la ballena azul, que migran cada año para reproducirse y dar a luz a estas áreas.

Completando los espacios vacíos

Shhhh! Dolphin sleeping!

¡Shhhh! ¡El delfín está durmiendo! Photo by LJMay-Collado

Aunque nuestro conocimiento sobre las poblaciones costeras de los cetáceos en la región es cada vez mayor, el progreso es muy lento. Hay una necesidad urgente de recursos,  colaboración y logística para establecer proyectos de investigación que puedan generar información sobre los niveles de conectividad genética entre las poblaciones de la región, estimaciones fiables de la abundancia de las especies, e información sobre los efectos a largo plazo de la pesca excesiva, contaminación acústica, la intensa observación de ballenas, y el cambio climático sobre estos animales.

No es jugando

Cuando me preguntan por qué decidí estudiar cetáceos en lugar de arañas o murciélagos, siempre digo “por qué no?”. Muchas personas e incluso algunos biólogos piensan los investigadores en mi área estudiamos estos animales debido a su carisma y seguro que me imaginan nadando y jugando con los delfines.

Esto no puede estar más lejos de la verdad, y como diría la investigadora Asha de Vos “esto es en realidad un perjuicio”. El estudio de cetáceos es un reto, pero también es relevante y urgente. Los cetáceos son una parte fundamental de nuestros ecosistemas marinos. Las grandes ballenas son ingenieros de ecosistemas que con sus enormes materias fecales y cadáveres proporcionan nutrientes a los océanos y el hábitat para muchos invertebrados marinos. Además, muchos cetáceos están en la cima de la cadena alimentaria y, por tanto, son indicadores fiables de la salud de nuestros océanos, porque por bioacumulación pueden almacenar altas concentraciones de contaminantes, y, finalmente, los cetáceos proporcionan gran cantidad de servicios para nuestras sociedades.

Fui muy afortunada de que me ofrecieron ese trabajo en 1998, ya que desde la primera visita a las islas Murciélago he tenido increíbles oportunidades de investigación de ballenas azules en California, cachalotes en el Golfo de México, orcas en Islandia, las ballenas jorobadas en Costa Rica y Panamá, y muchas otras especies. Pero la oportunidad más gratificante de todas es poder contribuir a llenar el vacío en el conocimiento, ya que este conocimiento puede ayudar al público, los científicos y gestores para tomar decisiones informadas y responsables que puedan reducir nuestro impacto en la vida de estos magníficos animales.

Off she goes!

¡Allá va! Photo by LJMay-Collado/Panacetacea

2 comentarios en “Trabajando con mamíferos marinos (Parte II)

  1. Totalmente de acuerdo Patricia.Las ime1genes haalbs solas. Es importante que difundamos al me1ximo este tipo de videos, ahora me1s que nunca. Los lobbys japoneses este1n en plena campaf1a de captacif3n de seguidores a nivel internacional, entre los representantes de los paedses con representacif3n en la Comisif3n Ballenera Internacional, para intentar sumar votos y promover el levantamiento de la prohibicif3n de caza de ballenas o el aumento de la cuota destinada a investigaciones cientedficas.Lo curioso es que se sigue pudiendo comprar carne de ballena en los mercados japoneses, en el mercado negro, pero sin embargo, hace af1os que no sale ni un estudio cientedfico relevante.Lo que demuestra a todas luces que el enmascaramiento de la caza de ballenas para usos comerciales vistie9ndolo de fines cientedficos es una pantomima lamentable soportada y apoyada, a la postre, por los todos los paedses que forman la IWC.Frente a la ineptitud, demagogia e hipocreseda mostrada por los gobiernos, sf3lo los pueblos parece que tengamos en nuestras manos el parar estas matanzas. Y esto, sf3lo lo conseguiremos difundiendo ime1genes como estas por todos los rincones y a todos los niveles.Gracias desde aqued a Paul Watson, de la Sea Shepherd Foundation y a todos sus colaboradores y voluntarios.Y gracias a cada uno de vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.