Sobre la autorización a la exportación de aletas de tiburón martillo

 

Ana Gloria Guzmán, Gerente del Programa Marino CI Costa Rica

 

 

comunicado

Asumamos que los cerca de dos mil tiburones cuyas aletas intenta exportar una empresa privada con el visto bueno de nuestras autoridades, fueron producto de la pesca incidental. Es decir, que fueron pescadas accidentalmente. Este es un argumento que ni INCOPESCA ni MINAE pueden comprobar con datos.

Asumamos también que todo, o un alto porcentaje de éste volumen fue capturado por pescadores artesanales con licencia y bajo el uso de artes de pesca legales. Esto tampoco lo pueden comprobar las autoridades. De hecho, existen estudios que comprueban que los pescadores artesanales no dirigen sus capturas ni pescan con sus artes a tiburones martillo adultos, como aquellos cuyas aletas se intenta exportar.

Las aletas de tiburón son apetecidas en Asia para cocinar sopa.

Las aletas de tiburón son apetecidas en Asia para cocinar sopa.

¿Bajo este panorama, existe justificación para que Costa Rica avale la exportación de aletas de tiburón martillo, obviando irresponsablemente que el país recién se comprometió ante la comunidad internacional a controlar la comercialización y evitar dañar estas especies?

 

Detrás de la retórica usada (pescadores artesanales, captura incidental) nada está claro. En particular, el enfoque sobre el tema de fondo: en nuestras aguas también son capturadas incidentalmente tortugas marinas y delfines. ¿Debemos autorizar la exportación de su carne? ¿De su caparazón? La posición del país en este tema va mucho más allá de las justificaciones sin fundamento técnico que se han presentado: el país abre un portillo para el comercio internacional de especies amenazadas.

Dejemos entonces de asumir. Las autoridades deben, a nuestro juicio, responder al menos las siguientes preguntas:

  • ¿Cuántos pescadores y de cuáles comunidades costeras se vieron beneficiados de esta exportación?
  • ¿Cuánto percibieron del valor total de la exportación y qué porcentaje de su ingreso mensual representa la venta de las aletas a la empresa?
  • Considerando esto, ¿cuánto representa el tiburón martillo para la economía de las comunidades pesqueras? ¿Es realmente significativo?
  • ¿Bajo qué criterio entienden las autoridades lo que es captura “incidental”, y cómo la verifican? ¿Cuales son las tallas de estos animales?
  • ¿Cuáles son las regulaciones y mecanismos de verificación y trazabilidad que utilizan y ponen en práctica las autoridades para asegurar el uso sostenible de recursos vulnerables como el tiburón, según los criterios de la FAO?

En resumen, ¿Cuál es el argumento y evidencia del SINAC/ INCOPESCA/ MINAE para validar que este acto de exportación de una especie amenazada por parte de una empresa privada, sea de interés público?

Los hemos escuchado justificarse bajo este término, pero no han presentado por escrito evidencias ni números que lo demuestren.

Los recursos marinos hoy están sobre pescados, y hay fuerte evidencia nacional y global sobre esto. Por lo que argumentar que autorizar y validar prácticas insostenibles beneficia al país y a las comunidades, carece de sentido y es un discurso vacío.

cita

Foto por Marco Quesada

 

Un comentario en “Sobre la autorización a la exportación de aletas de tiburón martillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.