Nuestra Costa Rica submarina es simplemente increíble

Escrito por Eva Salas, bióloga marina

Somos un país chiquitito, pero gracias a la Isla del Coco nuestro territorio es muy grande y es 90% mar. Quién sabe que hay allá por descubrir en los montes submarinos de los cuales forma parte nuestra Isla del Coco, o la fosa de más de 3 mil metros de profundidad donde se hunde la placa Cocos bajo la Caribe. Nuestro pequeño país tiene al menos 3.5% de la biodiversidad marina del mundo… ¡eso es mucho!

Tenemos una gran suerte, ¡no es cualquier país el que tiene el océano Pacífico y el mar Caribe tan cerquita! Esos dos cuerpos de agua se separaron hace más de 3 millones de años, por lo que si uno se asoma con una máscara y un snorkel a ver que hay, se topa con dos universos completamente distintos. Los peces se parecen mucho, pero hay algunas diferencias en los colores. Los corales, nada que ver los del Caribe con los del Pacífico. Es de maravillarse, ¿cómo llegaron allá, cómo evolucionaron estas especies?

Los corales que habitan el océano Pacífico (Izq.), son muy distintos de los del mar Caribe (Der.).

Los corales que habitan el océano Pacífico (Izq.), son muy distintos de los del mar Caribe (Der.).

   Pargos y roncadores en el Parque Nacional Cahuita debajo de un coral cuerno de alce (Izq.) y nadando en cardúmenes (Der.).


Pargos y roncadores en el Parque Nacional Cahuita debajo de un coral cuerno de alce (Izq.) y nadando en cardúmenes (Der.).

 

En algunos lugares del mundo donde se pesca con arbaletas, los peces huyen en cuanto aparecen buceadores. Pero en nuestras áreas marinas protegidas, podemos observar los peces nadando sin afán por nuestra presencia.

Tenemos un fiordo tropical, un domo térmico, y muchos visitantes

Las ballenas jorobadas de ambos continentes nos visitan

Las ballenas jorobadas de ambos hemisferios nos visitan

Como si fuera poco, en nuestra costa Pacífica tenemos el Golfo Dulce, un fiordo tropical que alcanza los 200 metros de profundidad muy cerca de la orilla. Allá llegan los tiburones ballena, considerados el pez más grande del mundo. ¿Y qué decir de las ballenas? Las ballenas jorobadas de Norteamérica vienen a tener sus crías a nuestra costa Pacífica y las de Suramérica también… ¡No todos los turistas en Costa Rica son gente!

En el océano Pacífico tenemos un domo térmico. Es una región especial donde las aguas del fondo afloran y vienen cargadas de nutrientes. No está en un lugar determinado, depende de los vaivenes de las corrientes. Ahí llegan a alimentarse las ballenas azules, ¡las cuales son el animal más grande del mundo!

Nuestras islas costeras poseen una alta riqueza de especies

Tenemos muchas islas preciosas, tal como el archipiélago de las Murciélago o las Catalinas cerca de playa Flamingo, o la Isla del Caño en el Pacífico Sur. Una vez en las Catalinas me topé con una manta raya como de casi dos metros que jamás voy a olvidar. Pienso que todo costarricense debería tratar de visitar la Isla del Caño: es una fiesta de peces y lo más similar a la Isla del Coco en fauna marina, pero está más cerca. Los cardúmenes de barracudas están por todos lados, hay cientos de pargos y roncadores, tiburones punta blanca, y desde la lancha a veces se pueden ver peces vela, ¡y hasta dorados! Nuestros registros sobre los peces de la Isla del Caño muestran que hay al menos 212 especies, eso representa 17% del total de peces del Pacífico Oriental Tropical (el área desde Baja California hasta Perú, contando las islas oceánicas del Coco, Malpelo, Galápagos y Clipperton).

Roncadores rayados en la Isla del Caño: A veces debajo del agua, el “cielo” se oscurece por las grandes “nubes” de peces.

Roncadores rayados en la Isla del Caño: A veces debajo del agua, el “cielo” se oscurece por las grandes “nubes” de peces.

La Isla del Coco: nuestro gran tesoro

Como San José en hora pico

Como San José en hora pico

Como bióloga marina, he tenido la oportunidad de estudiar peces en Costa Rica y en muchas otras partes del mundo. Y puedo decir con convicción que no hay nada como la Isla del Coco… cuando uno se tira a bucear allá es como estar en San José en el peor día de tráfico. Yo me ataranto con la cantidad de peces, ¡tanto que no se para donde ver! Se ven miles de peces comiendo plancton en medio del agua, al mismo tiempo pasan cardúmenes de pargos, se atraviesan los tiburones punta blanca, hacia lo profundo aparecen los tiburones martillo que buscan ser limpiados por peces mariposa, y de repente todos los peces pequeños se espantan cuando se ve un atún a lo lejos… Por algo le llaman a la Isla del Coco el Serengueti de los mares, más aún en los últimos años donde se han incrementado los avistamientos de tiburones tigre.

En otras partes del mundo por desgracia ya no se ven tantos tiburones y otros depredadores tope. Ellos son indicadores de salud de los arrecifes, si son abundantes las cosas no andan tan mal. Tanto los resultados científicos del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad de Costa Rica (CIMAR, UCR), como los resultados de expediciones de la National Geographic, indican que la Isla del Coco tiene una alta biomasa de tiburones y depredadores tope, y en comparación con el resto del mundo parece ser una de las más altas del planeta. Y esto es porque la cuidamos. Pero tenemos que cuidarla más, si se continúa con la pesca ilegal lo vamos a perder todo.

Debemos cuidar nuestro tesoro

Nosotros somos un país que se está forjando como líder en conservación y desarrollo sostenible a nivel internacional. Los demás países están poniendo los ojos en Costa Rica pero nosotros sabemos que por dentro, las cosas no están tan bien. Todavía tenemos muchísimo por hacer. A pesar de la riqueza marina que encontramos hoy día, la verdad si uno se pone a escuchar las historias de los pescadores del pasado, la cosa estaba mucho mejor antes. Tanto tiburón era abundante en Puntarenas, ya no. Pero todavía estamos a tiempo de rescatar lo que tenemos.

Nosotros como líder en conservación a nivel internacional, debemos eliminar actividades que, aunque en el resto del mundo aún se realicen, son actividades arcaicas. ¡Debemos mostrarle al mundo cómo se hacen las cosas! Por ejemplo, al eliminar la pesca camaronera de arrastre, ya no solo seremos uno de los pocos países sin ejército, ¡sino también uno de los pocos países que se amarran la faja y reconocen que este tipo de pesca, simplemente, no es sostenible!

Sigamos adelante, vamos bien, y demostrémosle al mundo que nuestra patria, será pequeña, pero inmensamente rica y valora lo que tiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *