“No todo es investigación“

“No todo es investigación, la ciencia tiene que ser aplicada“ Catalina Molina, cofundadora Fundación KETO

El trabajo en conservación ambiental está ineludiblemente ligado al bienestar humano. Sin la colaboración y participación activa de las comunidades, especialmente aquellas cercanas a zonas de importancia biológica, los proyectos de conservación no pueden ser exitosos. Esta es una realidad que se hizo clara tan pronto KETO salió a trabajar al campo. Es lo que narra Catalina Molina, cofundadora de esta ONG.

Cuando se reunieron por primera vez en un aula de la universidad para planear un futuro en la conservación, ¿esperaban tener que trabajar tanto en la tierra y con la gente, fuera del agua?

Como principiantes estábamos muy enfocados en investigación, pero cuando fuimos al campo nos dimos cuenta de la necesidad de involucrar a las comunidades. El que yo pueda ir a realizar muestreos y me acompañe alguien de la comunidad porque tiene conocimiento tan valioso como el que yo he aprendido, eso hace más robusto mi proyecto.

¿Fue por eso que nació el Sea Star System? ¿Para canalizar el conocimiento local?

Para realizar el monitoreo, y como ONG pequeña que somos, teníamos que aprovechar los recursos que teníamos a mano. Eso Catalinnos impulsó a generar una alianza con los touroperadores y los boteros para utilizar sus botes como plataforma de oportunidad de investigación. Nosotros íbamos en los tours y ahí tomábamos los datos. Es caro contar con una embarcación propia o rentar una para el monitoreo. A partir de esa alianza empezamos a ver también sus necesidades y carencias. En cuanto a navegación, seguridad, acercamiento a los animales, contaminación química y acústica, información suministrada al turista… Pensamos que ahí podíamos dar nuestro aporte. A partir de eso ideamos buenas prácticas para mejorar la calidad del servicio, la experiencia del visitante y reducir el impacto ambiental.

¿Y estaban abiertos ellos a este sistema? Después de todo, ya tenían mucho tiempo haciendo las cosas a su manera.

Capacitaciones en Turismo Responsable para la comunidad

Capacitaciones en Turismo Responsable para la comunidad

Son muy interesantes las experiencias de intercambio. No es lo mismo que yo se lo vaya a contar que llevar a la gente a que pueda ver las cosas con sus propios ojos y responder las preguntas que le vayan surgiendo sobre el terreno. Así ocurrió en Bahía Ballena. La mayoría eran pescadores y poco a poco fueron equipándose y aprendiendo. Ahora creo que es uno de los sitios que podría servir como modelo, aunque claro que siempre hay gente que se sale del guión, pero en general van bien. Hay que dar las herramientas a los pescadores desde un inicio para que ellos puedan ir guiando su trabajo. Desde el mantenimiento de los botes, la forma de tratar al turista o la gestión de residuos. Todo eso hace que el pescador pueda trasladarse con mejores fundamentos a otra actividad.

¿Se vuelve más lucrativo para los pescadores guiar turistas que continuar explotando el recurso pesquero?

El turismo marino, tiene un gran número de atractivos, no solo sol y playa, como se cree de forma convencional. Hay muchas cosas por hacer, por aprovechar. Si uno se va atrás y empieza a ver las estadísticas y todos los pequeños rubros de actividades que tienen que ver con la zona costera o el mar… Es algo sumamente grande. Pero no se había visualizado el potencial que podía tener y la planificación que requiere. No solo a nivel institucional, sino a nivel de cuál es la capacidad de carga de esos sitios: hasta dónde podemos ofrecer actividades, qué tipo de embarcaciones pueden funcionar, qué mercadeo debemos promover, cómo debemos involucrar a las comunidades, qué herramientas debemos darles… Todo ese tipo de cosas apenas las estamos empezando a mover.

Replicar las experiencias exitosas en otras comunidades marino-costeras de Costa Rica es importante. Pero no se puede copiar igual un producto solo por que ha funcionado en una comunidad. Hay que aprender de las experiencias de las otras comunidades y adaptar las herramientas, no es cuestión de copiar. Cada paisaje marino tiene sus particularidades y eso se debe resaltar tanto a nivel de planificación como a nivel de mercadeo. Si aquí se está aprovechando el avistamiento responsable de ballenas, en el golfo de Nicoya trabajamos en los manglares, es lindísimo. La pesca todavía tiene rasgos culturales muy bonitos que deberían resaltarse. La diferenciación y la creatividad son claves para aprovechar el potencial que nos dan los recursos marino-costeros. Y por supuesto, siempre y cuando sea realizando las buenas prácticas.Catalina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.