Cuando el arrecife huele bien

Cuando vamos a un lugar que tiene un olor desagradable, por lo general lo evitamos y nos vamos. En el mar las cosas no son tan diferentes.

planctonEmpecemos por aclarar que muchos organismos marinos forman parte del plancton durante parte de su vida. Miles de especies de cangrejos, camarones, ostras, pulpos y peces nacen y viven como huevos y larvas microscópicas que flotan y se mueven a la deriva en el mar. Eso es, hasta que maduran y crecen. Muchos corales también presentan esta característica y tienen larvas planctónicas que les ayudan a dispersarse a otras áreas. 

Estudios recientes indican que las larvas de los corales podrían preferir y ser atraídas por el «olor» que tienen las aguas en donde hay arrecifes sanos y rechazar las aguas en donde hay arrecifes  degradados, sobrepescados y dominados por algas.

Estos resultados son fascinantes. Los arrecifes sanos se han considerado por años como vitales para recuperar arrecifes que se encuentran degradados, gracias a las larvas que exportan. Sin embargo, la conservación y restauración de corales en zonas altamente degradadas como Guanacaste podría ser más difícil de lo que suponemos porque las larvas de coral no «escogerían» estos sitios en mal estado para asentarse. De igual manera, la protección de áreas con arrecifes sanos como Isla del Caño, pasaría a ser una prioridad por sí misma, dado que podrían ser los últimos arrecifes sanos que tengamos. Habría que protegerlas para asegurar que se mantengan saludables.

Para hacer el asunto más interesante y complejo, se han observado patrones similares en larvas de peces de arrecife. Estas también parecen detectar y preferir zonas con arrecifes sanos para asentarse y madurar. Osea, si esperamos a que un arrecife se degrade y sobrepesque, será difícil recuperarlo aún cuando prohibamos la pesca.  Pero no sería imposible. Existen estudios que sí han logrado vincular las restricciones pesqueras con la restauración de zonas arrecifales. El punto es que podría ser más difícil.

Existen entonces al menos dos consecuencias para la conservación de arrecifes. Una, es que tenemos que mejorarel manejo de nuestras áreas protegidas para que mantengan la salud e integridad de las áreas coralinas sanas que aún nos quedan. La otra es que también debemos procurar mejorar las condiciones en las áreas degradadas (y cruzar los dedos) para que puedan ser recuperadas más pronto. En cualquier escenario, los arrecifes deben ser protegidos de la degradación, ya sea porque son únicos e irremplazables o porque son fuente de larvas que ayudan a repoblar otras áreas. Esta importancia está respaldada por numerosos estudios científicos que se han realizado en Costa Rica y en el mundo. Los arrecifes, más allá de su belleza, son de gran importancia para comunidades locales y nacionales (sí, también somos una comunidad-país).

Este tema también ilustra las limitaciones de la mayoría de los modelos de manejo marino y pesquero: no consideran las complejas relaciones que existen entre las especies que comemos o usamos, y su ecosistema. Es decir, fallamos en entender y más aún en considerar qué come, por ejemplo, un pargo durante su vida, qué especies se comen al pargo, cómo las afectan la contaminación o la temperatura del agua, etc. No es que evitamos usar esta información, sino que con frecuencia es conocimiento que no tenemos. Tenemos no solo un problema en el mar, sino una necesidad de generar conocimiento.

Mientras, la recuperación de arrecifes continua siendo un problema altamente complejo y de multiples implicaciones. Por arrecifesahora, estamos seguros de que la pérdida de arrecifes y peces es desastrosa. ¿Qué hacer entonces ante la incertidumbre? Uno, ejercer precaución en nuestras acciones. No continuar con las prácticas que nos han llevado a la situación actual. Continuar con lo mismo, nos llevará a lo mismo. Segundo, debemos invertir más en ciencia. Debemos mejorar nuestro conocimiento y usarlo para tomar decisiones. Finalmente, si quiere ayudar, no coma pez loro, los jardineros de nuestros arrecifes. INCOPESCA debería regular de inmediato la extracción y pesca de peces de arrecife, para consumo, y para acuarios.
En Costa Rica, los arrecifes coralinos no cuentan con protección, más allá de la que les pueda dar un área protegida. Solo tenemos una herramienta, área protegida, o nada. No obstante, las autoridades cuentan con un borrador de política que podría proteger a estos ecosistemas de mayores degradaciones, sin necesidad de restringir por completo su uso. Esperemos que la decisión sea positiva y pronta y que sea un primer paso en la protección de los arrecifes nacionales.

 

Marco Quesada, Director CI Costa Rica

Fuentes.

Bruno, J. 2014. How do Coral reefs recover. Science 345 (6199): 879.

Dixson D. et al. 2014. Chemically mediated behaviour of recruiting corals and fishes: A tipping point that may limit reef recovery. Science 345 (6199): 892.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.