En vez de recolectar conchas, recolectemos basura.

Escrito por Viviana Araya Gamboa, artista costarricense de Pez Cocinado

13120936_1387592757933351_958704681_o

AMO el inmenso mar, pero principalmente esos pequeños detalles que lo habitan, ¿¿por qué?? No lo sé, nada más entiendo que estar ahí me hace demasiado feliz. Usualmente criticamos a los barcos camaroneros, a los pescadores, pero desde casa, desde donde estemos, podemos también generar un gran impacto sobre toooda esa vida, ¿¿¡¡qué tan responsables somos de nuestra basura!!?? La cual con la ayuda de la lluvia, el viento y algunos por irresponsables, somos participes de apagar parte de los colores y detalles que viven en todo ese azul. Sigue leyendo

Verano en Guanacaste

Escrito por Mónika Naranjo González, productora audiovisual

Sobre Costa Rica y el medio ambiente, Costa Rica y sus océanos, Costa Rica y su manejo de los recursos marinos y costeros hay muchísimo que decir.

Pero parece imposible comenzar sin aclarar ciertos conceptos: estar contra la pesca ilegal no es estar contra los pescadores. Estar a favor de la conservación del ambiente no es estar en contra de la explotación de los recursos. Denunciar y censurar acciones de nuestras instituciones no es estar en contra del gobierno.

Sí, es necesario recalcar supuestos que deberían ser obvios porque nuestros recursos marinos y costeros están atrapados en un fuego cruzado que surge de la mala imagen del movimiento conservacionista, la herencia de instituciones gubernamentales ineficaces por decir lo mínimo, la falta de herramientas en manos de los ciudadanos, el agobio del público en general ante el continuo bombardeo con malas noticias.

No es fácil iniciar una conversación sobre conservación marina en nuestro país. Sigue leyendo

Pulau Mantanani: paraíso plástico

Escrito por Xurxo Fernández, periodista en La Voz de Galicia
Parecía un paraíso...

Parecía un paraíso…

Muy temprano, antes de que lleguen las lanchas llenas de turistas, un chico descalzo y descamisado empuja la carretilla por la arena. Se detiene y comienza a recoger con el rastrillo la basura que quedó acumulada del día anterior, subiendo en zigzag hacia el comedor al aire libre. Cumple con esmero la rutinaria tarea de limpiar de desperdicios todo el acceso al hotel, de unos diez metros de ancho. El tramo es corto, así que enseguida da por concluida la faena y abandona por un costado los límites del sendero imaginario. Se aleja unos cuantos pasos y dirige su carretillo hacia el mar.

Cuando la primera rueda toca el agua, cristalina, el chico vuelca sin disimulo todo el contenido. Las botellas, los envoltorios, los restos de comida, hasta una sandalia rota, permanecen juntos unos instantes antes de separarse en función de su flotabilidad. La mayoría del plástico vuelve a la orilla, pero ya lejos de la vista del visitante. Al menos, de las decenas de aficionados al buceo que apenas pasarán medio día en la isla, con el tiempo justo para almorzar entre las inmersiones programadas, antes de volver a sus casas. Sigue leyendo

Alegría que puede contabilizarse

Escrito por Andrés Beita, biólogo marino

¿Quién no disfruta de un paseo el fin de semana? En Agosto pasado aproveché el día de la madre y el cumpleaños de mi papá y me fui con mi familia a los alrededores de la Isla del Caño en busca de ballenas.

Entre agosto y octubre de cada año el país es visitado por ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae) que viven en las aguas frías del hemisferio sur, vienen a aparearse y a parir a sus crías en nuestras tibias aguas tropicales.

La ansiedad de la espera

Salimos del pueblo de Sierpe, cruzando los esteros que nos llevaban al mar sin dejar de admirar el impresionante bosque de manglar que rodea el delta de los ríos Sierpe y Térraba, el manglar más grande de todo Centroamérica.

Una vez en el mar, todos en el bote creían ver una ballena en cada tronco flotando o en cada sombra de las olas. Había gran ansiedad, todos queríamos saber en qué momento y lugar podríamos ver la primera ballena.

Impresionante Sierpe, Bahía de Drake, Isla del Caño. Foto por Marco Quesada.

Impresionante Sierpe, Bahía de Drake, Isla del Caño. Foto por Marco Quesada.

Sigue leyendo

“En el tema del agua estamos aprendiendo a nadar“

“¡Ahí vamos! En el tema del agua; estamos aprendiendo a nadar“ Nelson Espinoza, administrador Refugio Nacional de Vida Silvestre Camaronal

El Refugio Nacional de Vida Silvestre Camaronal, para llegar a ser, ha debido sortear numerosos obstáculos. Es joven. Nelson Espinoza (actual administrador del Refugio) y Franklin Hernández (a cargo del área de turismo), nos cuentan su historia. Desde los días en los que el saqueo era una práctica común hasta hoy, cuando un nuevo Plan de Manejo desarrollado en conjunto con Conservación Internacional Costa Rica fortalecerá la gestión efectiva de su área marina protegida.

What were things like when you first arrived? 

La gente llegaba con sus vehículos, los metía a la playa o metían el caballo o la mula o montaban su campamento una semana, extraían huevos de las tortugas y los llevaban a sus casas. Mucho era para alimento humano pero otro porcentaje era para alimento para animales, cerdos.

¿Qué pasó después?

El interés de la Municipalidad era concesionar los 150 mts (de zona restringida concesionable). Tenían varios proyectos urbanísticos. De igual forma en ese momento había gente, biólogos, trabajando en la playa pero de forma propia, no representaban a ninguna institución u organización. Entonces la gente que estaba trabajando en la playa colocó un recurso de amparo en la Sala Constitucional. La sala constitucional resuelve. En la resolución le ordena al SINAC crear Camaronal como área protegida. Sigue leyendo