Costa Rica ama el Medio Ambiente

Costa Rica le está mostrando al mundo el impacto que puede crear el compromiso con la naturaleza.

Vistazo general

Costa Rica es un rico paraíso tropical, cerca del 30% del país ha sido designado Parque Nacional o Reserva. Más de 2 millones de visitantes vienen cada año para disfrutar su belleza, lo cual provee de ingresos a nuestra gente. 

Nada de esto ocurrió por accidente.

Costa Rica tomó una decisión: tomar en serio la conservación e invertir en la naturaleza. Y la inversión está pagando. Sigue leyendo

“Donde se ha protegido, las mejoras se notan”

“Donde se ha protegido, las mejoras se notan” Juan José Alvarado, CIMAR

Juan José Alvarado (investigador del CIMAR) y Cindy Fernández (investigadora del CIMAR) han pasado casi dos años observando los arrecifes costarricenses en una tarea sin precedentes. Su exhaustivo trabajo les convierte en los más experimentados conocedores de la población que se esconde en los arrecifes del Pacífico del Costa Rica.

monitoreo3¿Qué conclusiones han obtenido después de tantas inmersiones, tanto dato recabado y tanto análisis?

JJ: La gran sorpresa del monitoreo ha sido Osa. En particular, Golfo Dulce. Tradicionalmente esa zona ha sido impactada por sedimentación, extracción de oro… Pero se nota que las estrategias de conservación que se han hecho alrededor del golfo están funcionando. La cobertura de coral vivo es altísima; la diversidad de invertebrados es alta; en peces, hay diversidad. Golfo Dulce tiene una cobertura de coral vivo más alta que la isla del Coco. Es el puntos más rico de toda la costa.

C: Uno tendería a pensar que Golfo Dulce es muy poco adecuado para el desarrollo de arrecifes, pero nos dimos cuenta de que las estrategias de conservación que se vienen dando desde hace quince años han funcionado. Sigue leyendo

“No todo es investigación“

“No todo es investigación, la ciencia tiene que ser aplicada“ Catalina Molina, cofundadora Fundación KETO

El trabajo en conservación ambiental está ineludiblemente ligado al bienestar humano. Sin la colaboración y participación activa de las comunidades, especialmente aquellas cercanas a zonas de importancia biológica, los proyectos de conservación no pueden ser exitosos. Esta es una realidad que se hizo clara tan pronto KETO salió a trabajar al campo. Es lo que narra Catalina Molina, cofundadora de esta ONG.

Cuando se reunieron por primera vez en un aula de la universidad para planear un futuro en la conservación, ¿esperaban tener que trabajar tanto en la tierra y con la gente, fuera del agua?

Como principiantes estábamos muy enfocados en investigación, pero cuando fuimos al campo nos dimos cuenta de la necesidad de involucrar a las comunidades. El que yo pueda ir a realizar muestreos y me acompañe alguien de la comunidad porque tiene conocimiento tan valioso como el que yo he aprendido, eso hace más robusto mi proyecto. Sigue leyendo

Gracias al Bosque de Sal

Un bosque de manglar. Árboles con raíces extrañas, agua de mar, lodo, mal olor, cangrejos y purrujas.

¿Raíces, lodo y purrujas para estas vacaciones? Probablemente no sea el primer lugar en el que pensemos para nuestras vacaciones. Solemos preferir una playa blanca, aguas claras, mariscos de almuerzo y nada de insectos.  Parece difícil encontrar una relación entre el ‘caos’ del mangle y nuestros planes de tarjeta postal. No obstante, la hay. Los manglares son punto de unión entre tierra y mar.  Sigue leyendo

Mejora del Bienestar Humano en el Golfo de Nicoya

Nuestro proyecto sobre servicios ecosistémicos del Golfo de Nicoya se ajusta a nuestra misión, que consiste en mejorar el bienestar humano a través de la promoción de economías verdes, asociadas al uso y conservación de los recursos naturales. El Golfo de Nicoya tiene características muy importantes:

  • De sus 70 000 ha, más de 15 000ha son manglar.
  • Es el estuario más importante y productivo de Costa Rica.
  • Presta innumerables servicios como protección de las costas, sitios de reproducción de especies comerciales, limpieza de aguas, interés turístico, etc
  • Desde hace más de un siglo, las pesquerías del Golfo de Nicoya son la principal fuente de alimento e ingresos para las comunidades costeras que lo rodean y fue un ecosistema usado intensamente en la época precolombina.
  • Más de 6.000 pescadores viven en el Golfo y dependen de sus recursos marinos para su subsistencia.

A pesar de su importancia a nivel local, nacional y regional, y de que están protegidos legalmente bajo la categoría de humedales, no existe un plan de manejo o de vigilancia adecuado y actualizado para estos ecosistemas.

Sigue leyendo