Sin depredadores no hay océano

Escrito por Marco Quesada, Director Conservación Internacional Costa Rica​

La pérdida de depredadores afecta considerablemente el funcionamiento de los ecosistemas marinos.  No pueden existir ecosistemas sanos, sin depredadores.

Costa Rica debe avanzar en la aplicación de medidas que desincentiven el comercio del tiburón. Los intereses nacionales y públicos de nuestro país deben fomentar prácticas pesqueras sostenibles que garanticen nuestra seguridad alimentaria y ambiental.

Los tiburones y la pesca incidental

Un nuevo estudio de la Universidad de Miami sobre la vulnerabilidad de doce especies de tiburón que son capturadas incidentalmente (sin intención) en líneas de pesca o palangre, muestra que las especies tienen tasas de sobrevivencia muy distintas entre sí cuando son capturadas. En otras palabras,algunas especies mueren más rápido que otras al ser capturadas por anzuelos.

Sigue leyendo

“Si hemos peleado tanto tiempo…“

“Si hemos peleado tanto tiempo por el triángulo es porque sabemos que será beneficioso“Miriam Vargas, pescadora de playa Bejuco

“Nací en un bote. En la playa de Puerto Cortés”. Por si no ha quedado claro, Miriam Vargas levanta la vista y recalca: “Directamente en la playa”. Hoy habla desde la de Bejuco, donde hasta hace poco guiaba la directiva de la asociación ASOBEJUCO, representando a pescadores “desde Coyote hasta Sámara”. No hay muchas mujeres al frente de agrupaciones como la suya, pero más allá de sus innegables dotes de liderazgo, a Miriam le avala su linaje: “Mi familia siempre ha sido de pescadores, buceadores… Desde chiquita me enseñaron lo que es la pesca”. Y nadie puede negar que el aprendizaje ha dado fruto. “He criado a mis hijos por medio de la pesca” proclama orgullosa, antes de reconocer que es probable que el íntimo vínculo entre su estirpe y el mar muera con ella: “Mis hijos han querido pescar, pero yo he tratado de que estudien. La pesca ha decaído mucho”.

Sigue leyendo

¿Por qué El Triángulo?

Son las 6 de la mañana y recién ha amanecido. El primer pargo del día es un macho de 40,7 centímetros y 768 gramos. Llega en la panga de Jorge Fonseca; pescador nacido en San Juanillo hace 44 años, que lleva 28 buscándose la vida en el mar. Ha pasado ya mucho tiempo desde que probó suerte en playa Coyote. Le gustó tanto que compró un lote y se trajo a la familia. Claro que lo que encontró entonces no tiene nada que ver con lo que ocurre ahora cada vez que sale con la línea o el trasmallo. “Ha habido un cambio muy grande. Esto está bajo, bajo, bajo”, lamenta, anticipando las quejas que después pronunciarán sus compañeros. Todos afectados por una situación que hace que las capturas no den “ni para pagar la gasolina”.

Lucas Cabral e Irene Alvarado  llevan un control de la pesca en su comunidad.

Lucas Cabral y doña … llevan un control de la pesca en su comunidad.

En el bote que encabeza el retorno a la playa viaja también Lucas Cabral, un brasileño que trabaja como observador de PRETOMA. En cuanto pisa la arena saca la canasta con los peces y se da a la tarea de medir y pesar el escaso fruto del turno de madrugada, que inicio antes de las 5am. Otras veces la faena es de 3 a 5:30 de la tarde pero la historia es muy parecida. “La pesca está terrible”, resume este joven experto (27 años) enamorado de Costa Rica desde que llegó para participar en un voluntariado tras licenciarse en la universidad. “La línea es muy cara”, recalca para señalar a continuación una de las tareas pendientes en la comunidad donde ahora ejerce: “Aún hay que mejorar en la concienciación. Tienen que aprender que lo que hoy sucede es consecuencia de un trabajo destructivo en el pasado”. Para ese propósito resulta imprescindible “tener un contacto cercano con ellos; ofrecerles charlas y talleres”.
Sigue leyendo