Se lleva en la sangre

El invitado que Chepe (Juan José Alvarado) y Cindy (Fernández) llevan a sus expediciones da una idea del enorme compromiso de estos dos biólogos con el proyecto que Conservación Internacional puso en manos del CIMAR. Porque el invitado en cuestión tiene año y medio, se llama Ernesto, y no se ha perdido una sola de las expediciones de sus padres en los arrecifes coralinos de Costa Rica.

Conservación Internacional encontró en esta familia y en el CIMAR al equipo ideal para encomendarle una iniciativa pionera en el país: la exhaustiva evaluación de tres áreas de conservación, que al utilizar una metodología estándar facilita la comparación de los datos obtenidos tanto entre las zonas, como entre países y con los obtenidos en estudios previos.

En esta ocasión el trabajo no se limita a la cobertura coral, sino que profundiza en la diversidad y la biomasa de peces e invertebrados, y en la complejidad del arrecife, la rugosidad.

Esta ambiciosa tarea, que arrancó a finales del 2012, se diseñó para monitorear 25 sitios en el Área de Conservación Osa, 17 en el Área de Conservación Tempisque, y en el Parque Nacional Isla del Coco. Tres de las cinco grandes áreas de conservación del Océano Pacífico. Sigue leyendo