¿Qué son los Paisajes Marinos?

ConectividadCorredor

Los Paisajes Marinos son una estrategia para la protección y manejo de recursos marinos a gran escala, que ha sido desarrollada por Conservación Internacional.

Costa Rica, como todos los países que gozan el privilegio de tener una línea costera, tiene soberanía sobre sus aguas (su Zona Económica Exclusiva, o ZEE) y por eso, nosotros determinamos cómo manejamos nuestros recursos marinos y costeros. Pero los peces y las ballenas no respetan las fronteras nacionales. Eso hace que el manejo efectivo y la preservación sean un verdadero reto: diferentes países con diferentes opiniones e ideas, pero conectados a la misma área de océano. Sigue leyendo

Larga Vida al Martillo

En el lugar que otros queques reservan para la figura de un superhéroe o de un dibujo animado, lucía la imagen de un escualo en el del primer cumpleaños de Ámbar. Símbolo de la fusión entre la vida personal y profesional de Illena Zanella y Andrés López. Padres de la pequeña Ámbar y de Misión Tiburón.

Conservación Internacional se cruzó enseguida en el camino de la pareja. A Marco Quesada, director de Conservación Internacional Costa Rica, ya lo conocían por su vínculo con la agrupación que preside Randall Arauz. Fue él quien les comentó la posibilidad de un proyecto con tiburones martillo que habría que desarrollar en Golfo Dulce.

“No teníamos ni idea de la importancia del sitio”, apunta este dúo convertido en ONG. No tardaron en percatarse de que estaban ante una zona clave para la especie, objeto de un estudio transformado en proyecto innovador de suma importancia para la región. “Hasta entonces, los esfuerzos siempre se habían enfocado en áreas oceánicas y nosotros nos enfocamos en la costa”, explican.

Sigue leyendo

“Si hemos peleado tanto tiempo…“

“Si hemos peleado tanto tiempo por el triángulo es porque sabemos que será beneficioso“Miriam Vargas, pescadora de playa Bejuco

“Nací en un bote. En la playa de Puerto Cortés”. Por si no ha quedado claro, Miriam Vargas levanta la vista y recalca: “Directamente en la playa”. Hoy habla desde la de Bejuco, donde hasta hace poco guiaba la directiva de la asociación ASOBEJUCO, representando a pescadores “desde Coyote hasta Sámara”. No hay muchas mujeres al frente de agrupaciones como la suya, pero más allá de sus innegables dotes de liderazgo, a Miriam le avala su linaje: “Mi familia siempre ha sido de pescadores, buceadores… Desde chiquita me enseñaron lo que es la pesca”. Y nadie puede negar que el aprendizaje ha dado fruto. “He criado a mis hijos por medio de la pesca” proclama orgullosa, antes de reconocer que es probable que el íntimo vínculo entre su estirpe y el mar muera con ella: “Mis hijos han querido pescar, pero yo he tratado de que estudien. La pesca ha decaído mucho”.

Sigue leyendo

¿Por qué El Triángulo?

Son las 6 de la mañana y recién ha amanecido. El primer pargo del día es un macho de 40,7 centímetros y 768 gramos. Llega en la panga de Jorge Fonseca; pescador nacido en San Juanillo hace 44 años, que lleva 28 buscándose la vida en el mar. Ha pasado ya mucho tiempo desde que probó suerte en playa Coyote. Le gustó tanto que compró un lote y se trajo a la familia. Claro que lo que encontró entonces no tiene nada que ver con lo que ocurre ahora cada vez que sale con la línea o el trasmallo. “Ha habido un cambio muy grande. Esto está bajo, bajo, bajo”, lamenta, anticipando las quejas que después pronunciarán sus compañeros. Todos afectados por una situación que hace que las capturas no den “ni para pagar la gasolina”.

Lucas Cabral e Irene Alvarado  llevan un control de la pesca en su comunidad.

Lucas Cabral y doña … llevan un control de la pesca en su comunidad.

En el bote que encabeza el retorno a la playa viaja también Lucas Cabral, un brasileño que trabaja como observador de PRETOMA. En cuanto pisa la arena saca la canasta con los peces y se da a la tarea de medir y pesar el escaso fruto del turno de madrugada, que inicio antes de las 5am. Otras veces la faena es de 3 a 5:30 de la tarde pero la historia es muy parecida. “La pesca está terrible”, resume este joven experto (27 años) enamorado de Costa Rica desde que llegó para participar en un voluntariado tras licenciarse en la universidad. “La línea es muy cara”, recalca para señalar a continuación una de las tareas pendientes en la comunidad donde ahora ejerce: “Aún hay que mejorar en la concienciación. Tienen que aprender que lo que hoy sucede es consecuencia de un trabajo destructivo en el pasado”. Para ese propósito resulta imprescindible “tener un contacto cercano con ellos; ofrecerles charlas y talleres”.
Sigue leyendo