Convocatoria para consultor

Conservación Internacional Costa Rica, en el marco de desarrollo de sus programas y proyectos de gestión y conservación marino-costera, requiere la contratación de un consultor o equipo consultor para desarrollar “Análisis detallado sobre las metas nacionales, prioridades país, iniciativas y políticas de gestión para mejorar el manejo de la zona económica exclusiva de Costa Rica y sus recursos”

Por lo que, INVITA cordialmente a profesionales con:

Grado académico en Ciencias Biológicas/Marinas, Ecología,
Manejo y gestión de recursos naturales/pesqueros, o afines.

Con amplio conocimiento y experiencia en:

  • Legislación y políticas nacionales, estrategias, planes de gestión ambientales
  • Trabajo con entidades de gobierno y privadas, con comunidades costeras y organizaciones Análisis comparativos, integración y sistematización de datos técnicos
  • Economía azul y mecanismos de inversión y financiamiento ambiental
  • Desarrollo de informes, marcos lógicos y propuestas técnicas.

A enviar su currículo actualizado (máximo de 3 páginas y que incluya 3 referencias) y carta de presentación especificando las áreas de experiencia, al correo cicostarica@conservation.org

Fecha Límite de presentación:

23 de octubre de 2020,  17:00 horas Costa Rica

CONVOCATORIA PROVEEDORES PREFERENTES 2020 – 2022

Se extiende el plazo de la convocatoria hasta el 4 de junio de 2020.

Conservación Internacional Costa Rica, con Cédula Jurídica N°3-013-334537, invita a empresas o personas naturales, debidamente acreditadas, a formar parte de nuestra base de datos de Proveedores Preferentes en los rubros de bienes y servicios detallados abajo según categorías.

La condición de proveedor preferente tendrá una vigencia de 2 años y supone la relación comercial cercana y frecuente, siendo los seleccionados nuestra primera o única opción según la naturaleza de cada bien o servicio. Las oficinas de entrega o realización de servicios son principalmente nuestras oficinas:

Calle 41, avenida 12. Frente al Instituto México
Los Yoses, San Jose, Costa Rica
Teléfono: 2253- 9104

Los interesados deberán enviar los documentos de cada requisito general y por categoría al siguiente

Correo electrónico: cicostarica@conservation.org, en formato PDF. Indicando como asunto: “Proveedores Preferentes – Categoría N° __” (Numeración según corresponda).

El plazo se extiende hasta el 4 de junio de 2020

Las preguntas técnicas o solicitudes de aclaración respecto a cualquiera de las categorías se deben
hacer por escrito al correo electrónico cicostarica@conservation.org a más tardar hasta el 3 de junio de 2020 a las 17:00 Hrs

REQUISITOS

En el siguiente documento encontrará todos los requisitos y términos de referencia de esta convocatoria

Comé rico, comé sano, comé pescado y mariscos costarricences

  • Iniciativa busca que la ciudadanía apoye a las familias productoras y pescadoras nacionales de las zonas costeras y orienta sobre los centros de acopio o pescaderías que dan servicio en las comunidades, a domicilio y cuentan con los respectivos permisos sanitarios.
  • Este es el lema de la campaña lanzada por INCOPESCA junto a Conservación Internacional y la Fundación CRUSA.
  • SENASA llama a la población a comprar en comercios registrados y autorizados por la institución y no adquirir productos de dudosa procedencia, ni los que se comercialicen en vía pública.

Bajo el lema “¡Comé rico, comé sano, comé pescado y mariscos costarricenses!”, el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA) hace un llamado a la población para que consuma pescado y otros productos marinos y acuícolas nacionales, con el objetivo de apoyar a las familias de las costas que viven de las actividades pesqueras y acuícolas.

En una alianza público-privada con Conservación Internacional y la Fundación CRUSA, el  INCOPESCA fomenta el consumo de productos del mar por su valor nutricional.

Con estas organizaciones, se ha trabajado una serie de informaciones con el propósito de informar a los consumidores sobre los centros de acopio o pescaderías que dan servicio en las comunidades, a domicilio y que cuentan con los respectivos permisos sanitarios, mostrando el rostro humano de los cientos de pescadores costarricenses que buscan sobrellevar la situación que el país atraviesa y siguen realizando sus actividades productivas.

La campaña se abre paso además previo a la entrada a la Semana Santa, época en la que los costarricenses incrementan el consumo de productos del mar, siendo alimentos de bajo o moderado valor calórico, y excelente calidad nutricional, cuyos aminoácidos esenciales fortalecen el sistema inmunológico y ayuda a fortalecer las defensas.

Daniel Carrasco Sánchez, presidente ejecutivo de INCOPESCA, manifestó que ante la situación de emergencia que enfrenta el país por la pandemia del COVID-19, es urgente fomentar el respaldo a la producción nacional, en este caso específico a las familias de pescadores.

“Desde la semana anterior, las redes digitales del Instituto se llenaron de llamados a la población costarricense a aumentar el consumo de productos pesqueros y acuícolas de origen costarricense. Es en este momento cuando debemos apoyar a nuestros productores y así reactivar la economía nacional”, dijo Carrasco. 

Ana Gloria Guzmán, Directora Ejecutiva de Conservación Internacional destacó, que las comunidades pesqueras artesanales son fundamentales para el desarrollo económico de nuestras costas, “con este campaña buscamos apoyar a los cientos de pescadores y pescadoras que realizan la pesca de manera responsable y que son nuestros principales aliados en el manejo integral de nuestros recursos marinos ”, indicó Guzmán.

Carrasco agregó que todos los días en las redes sociales se está compartiendo la lista de centros de acopio o pescaderías que a lo largo del país están ofreciendo sus productos en las comunidades y a domicilio en diferentes zonas del país. “Muchos de ellos son de pescadores artesanales costarricenses, a quienes debemos mostrar el apoyo en los momentos complejos que como país afrontamos”, detalló.

Recomendaciones para consumir productos pesqueros

El Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA) del Ministerio de Agricultura y Ganadería  (MAG) instó a la vez a la ciudadanía a adquirir los productos pesqueros en los comercios registrados y autorizados por SENASA y no comprar los de dudosa procedencia, ni los que se comercialicen en la vía pública.

Entre las recomendaciones detalla:

  • Pescado fresco y entero. Debe elegir aquellos cuyos ojos ocupen toda la cavidad orbitaria y luzcan transparentes, firmes, brillantes, salientes y de pupila oscura.
  • Branquias o agallas. Deben verse de un color del rosado al rojo intenso, húmedo y brillante, con apariencia homogénea y con olor suave a mar.
  • Escamas. tienen que estar adheridas a la piel, que no se desprendan fácilmente, con brillo metálico.
  • Olor. Debe ser fresco, sin olor a amoníaco y tener buena textura.
  • Pescado seco. Debe presentar color entre blanco y amarillo, sin manchas rojas y su olor debe ser característico y no aromatizado.
  • Moluscos. Su carne debe ser firme, estar bien adherida a los huesos y su olor agradable.
  • Calamares y pulpos frescos. Deben tener una consistencia firme, además de una apariencia húmeda y brillante; la carne sin cáscara debe ser traslúcida, blanca o gris claro en toda la superficie y tener un olor fresco.
  • Crustáceos.  Deben verse frescos, como langostas, camarones, cangrejos y langostinos, deben presentar un color gris o ceniciento rojizo al ser extraído del agua.
  • Productos pesqueros enlatados. No deben presentar abultamientos, ni abolladuras, ni verse sucios. Deseche aquellos que presenten rastros de óxido. Al destaparlos no debe desprender gases, ni olores extraños.
  • Inmediatamente después de su compra, coloque los productos frescos en el refrigerador o congelador. Evite volver a congelarlos, se recomienda prepararlos y consumirlos lo antes posible.

El verdadero valor de los manglares en Costa Rica

Por Carmen Noriega

A pesar de ser valorados por su belleza paisajística y su rol para la crianza y reproducción de diversas especies marinas y costeras, los bosques de manglar se encuentran amenazados por diferentes actividades humanas, hasta el punto de que actualmente se estima que hemos perdido el 25% de su cobertura a nivel global. 

En un esfuerzo para descubrir el valor económico de estos ecosistemas, Conservación Internacional Costa Rica, en conjunto con el Sistema Nacional de Áreas de Conservación – SINAC, realizaron el estudio “Valoración Económica de los Servicios Ecosistémicos Provistos por los Manglares del Golfo de Nicoya”. El estudio, el primero elaborado con esta metodología en Costa Rica, fue presentado el pasado 18 de febrero en el marco de la celebración por el Día Internacional de los Humedales en la ciudad de Punta Arenas y ha sido financiado gracias al Global Environment Facility – GEF. 

Publicación “Valoración Económica de los Servicios Ecosistémicos Provistos por los Manglares del Golfo de Nicoya“

Conversamos con Marco Quesada, Director Ejecutivo de CI Costa Rica, para entender mejor en qué consiste el estudio y su relevancia para la conservación de manglares. 

P: ¿Por qué hacer un estudio de valoración de los servicios de los manglares en Costa Rica?

R: En general, creo que es una buena idea valorar los servicios ecosistémicos de cualquier, valga la redundancia, ecosistema. El tema de manglares es especial para mi porque son ecosistemas que han sido tradicionalmente vistos como sitios de poca importancia, que deben ser convertidos a puertos o ciudades para ser productivos. Incluso, muchos ciudadanos asocian a los manglares como sitios que usan las comunidades costeras pero que no son tan importantes para el país. Es decir, se los ha visto y gestionado como “wastelands” en lugar de “wetlands” (tierras baldías en lugar de humedales). 


De nuestro lado, sabemos que son sitios importantes para la crianza, reproducción y alimentación de muchos organismos costeros y marinos; algunos terrestres. Sabíamos de sus muchos servicios, pero nunca los habíamos valorado a fondo. Entonces, junto con el SINAC emprendimos un estudio de cuantificación de servicios ecosistémicos de los manglares para tener un argumento sólido con el cual llegar a tomadores de decisión e impulsar procesos de cuentas ambientales que se están desarrollando en Costa Rica desde el Banco Central y también para nosotros avanzar el estado de conocimiento e incluso replantear algunos de nuestros proyectos. 

P: ¿Cuáles son los principales resultados del estudio?

R: El estudio cuantifica en más de 400 millones de dólares anuales los servicios ecosistémicos de las más de 20 mil hectáreas de manglar que tiene el Golfo de Nicoya, que es el principal estuario del país. Esos más de 400 millones están concentrados en 3 principales servicios: De protección contra el clima, que es básicamente carbono azul. Los manglares almacenan entre 5 a 7 veces más carbono que los bosques tropicales. El segundo servicio es protección costera. Los manglares representan una barrera natural contra la erosión y esto es especialmente importante en momentos que esperamos diversos factores de elevación del nivel del mar asociado a cambio climático. El tercer servicio es el que aportan a las pesquerías costeras y pelágicas. La importancia de los manglares desde el punto de vista de la productividad pesquera es altísima.  Especies de corvinas, pargos, róbalos, tiburones y tortugas usan estos ecosistemas para reproducirse, crecer o alimentarse. Costa Rica, aún siendo un país que no tiene tanto manglar – tenemos poco más de 36 mil hectáreas – es un país que ha arrancado con la valoración y está explorando rutas innovadoras para su gestión. 

P: ¿Por qué es relevante este estudio particularmente para Costa Rica?

R: Costa Rica es un país que es usado con frecuencia como ejemplo de conservación en el mundo, aunque se ha rezagado un poco en la parte marina. Ahora estamos en un momento en el cual tenemos un ministerio del ambiente y autoridades nacionales que son especialmente receptivas y propositivas con respecto a la conservación y gestión de espacios y recursos marinos y sobre todo, a temas de pago por servicios ambientales. En Costa Rica, CI ha estado trabajando en manglares desde el 2007, por lo que contamos con mucha información científica, en particular sobre carbono azul y lo que queremos para el país es que se pueda liderar y diseñar un sistema innovador de pago por servicios ambientales vinculado a manglares. Y esto lo vamos a hacer a través del reconocimiento no sólo del carbono azul, si no de otros servicios ecosistémicos que presentan los manglares y que podamos incluir en este sistema.

P: ¿Cómo se puede utilizar la información de este estudio?

R: Esta es información que le es relevante al país porque es un ecosistema públicamente gestionado. Desde esa perspectiva se puede incorporar a las cuentas ambientales del país, que es algo que se está haciendo. En segundo lugar, es información relevante para tomadores de decisión. Por ejemplo, un alcalde puede valorar, antes de dar un permiso de construcción de un hotel, cuánto es el daño o costo que se generaría a su municipalidad, al país, por afectar o degradar una, dos o tres hectáreas de manglar y el tener una cuantificación es importante. La estadística que estamos usando es de 408 millones de dólares en servicios, por año, en el Golfo de Nicoya, lo cual es un monto significativo; es más de lo que invertimos como país en gestionar esta zona. Si tuviéramos que sustituir estos servicios con inversiones públicas o privadas, esta sería una factura enorme.


En tercer lugar, le sirve a las autoridades judiciales. Quien hace daño a este ecosistema, tiene que pagar el costo de ese daño. Anteriormente se han puesto multas casi ridículas, como donar computadoras a escuelas, por ejemplo. Ahora que sabemos cuánto produce una hectárea de manglar, creo que eso puede informar futuras valoraciones de daños ambientales. 


Para el público general, creo que también ofrece información nueva sobre los manglares. Más allá de que son sitios de crianza o de reproducción, o que sean sitios hermosos, verdes o que les gusta a los turistas, el estudio pone en números que permiten entender el valor económico de los manglares.

P: ¿Qué sigue para CI Costa Rica en el tema de valoración?

R: Continuaremos ampliando los alcances del estudio. Cuánto más conozcamos sobre estos ecosistemas, de mejor manera vamos a poder valorar sus servicios a futuro. Además, sigue lo más importante y tal vez lo más difícil, que es convertir esto en política pública. Los manglares se siguen degradando y se siguen destruyendo por múltiples razones y lo que sigue es un trabajo con quienes toman decisiones y elaboran políticas públicas para mejorar la conservación, el manejo y el uso de los manglares en nuestro país. Finalmente, buscamos una integración formal e integral de los servicios ecosistémicos de manglar en las cuentas nacionales. Empezar por manglares es dar el paso correcto.

Notas al pie

1. “El Banco Central de Costa Rica (BCCR) ha compilado las primeras Cuentas Ambientales de Costa Rica, para Agua, Bosques y Energía. Estas cuentas permiten cuantificar, de manera integrada, el valor físico y económico de los recursos naturales y su relevancia para la riqueza nacional. Asimismo, producen una serie de indicadores para analizar la oferta y usos de los recursos naturales y su interacción con las distintas actividades económicas del país, lo contribuye con la toma de decisiones de políticas públicas”. Fuente: Banco Central de Costa Rica   

Nueva alianza de CRUSA – Conservación Internacional Costa Rica potenciará negocios sostenibles para la exportación

MarcoQuesada_directorCICostarRica, David Gutiérrez presidente CURSA, Patricia Madrigal Presidenta Junta Admin de FUNBAM y Pedro Beirute Gerente General PROCOMER

Los océanos y sus costas son la base de gran parte de la economía y cultura mundial. Cerca del 40% de la población del orbe vive en los primeros 100 metros desde la línea de costa, y el impacto de sus actividades ha destruido el 20% de los manglares, poniendo en riesgo inminente el 60% de los arrecifes de coral en los trópicos.

CRUSA se alía con Conservación Internacional como socio ejecutor para promover un modelo de Crecimiento Azul en las costas de Costa Rica y desarrollar una oferta de bienes exportables y de consumo para el mercado interno, diferenciada por criterios de sostenibilidad multidimensional. La iniciativa busca consolidar los beneficios económicos del mar mediante el impulso de empresas azules sostenibles.

Se buscará aumentar la competitividad de la actividad pesquera de exportación mediante la creación de sistemas de denominación de origen; concretamente, se propone la implementación de dos sistemas de trazabilidad de productos pesqueros consolidados, como lo son el camarón y el pargo, que permitan un control total de principio a fin en la cadena, cumpliendo así con normas internacionales, aplicadas por nuestros principales socios comerciales.

Los sistemas de trazabilidad permiten que cuando se detecta un problema con un determinado producto, en un supermercado por ejemplo, se pueda retroceder con exactitud para saber cuál fue el embarque, de dónde y cuándo salió, cuál es la empresa exportadora, el lote del producto y definir el origen del problema para solucionarlo.

“En Conservación Internacional estamos muy complacidos de formar una alianza con una organización tan sólida y con la trayectoria de Fundación CRUSA. El proyecto Crecimiento Azul nos da la oportunidad de trabajar con otras instituciones en modelos de negocio vinculados a la pesca, así como de desarrollar trabajo sobre la cadena de valor y consumo local sostenible. Es una iniciativa innovadora que acerca la visión de sostenibilidad de Costa Rica a nuestros mares, promoviendo el crecimiento económico de la mano con la protección de los océanos”, indicó Marco Quesada, Director Conservación Internacional Costa Rica.

Sigue leyendo